La persona de Juan Sebastián Elcano y su tripulación

Lo incierto de la expedición dificultó la labor de reclutar tripulación en 1519. Comandado por Magallanes, Elcano se alistó a la aventura de descubrir una ruta a las llamadas Indias Orientales. Navegando hacia occidente a través de América del Sur, llegó al por entonces conocido fin del mundo.

En 1521, tras la muerte de Magallanes en Filipinas y después de diferentes vicisitudes, “Elcano tomó el mando de la nao “Victoria”, consiguiendo llegar con éxito a Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)”.

Juan Sebastián Elcano

Personalidad emprendedora, espíritu explorador y marino de prestigio. Hombre con tesón y marcado carácter vasco, representante del pueblo y la cultura vasca. Elcano inició el viaje como piloto de una de las cinco naos y terminó completándolo como capitán de la nao “Victoria”, único barco que consiguió finalizar la expedición tres años más tarde, después de muchas dificultades y numerosas bajas.

La Costa Vasca y el mar como forma de vida

De las 5 naves que partieron, 3 eran vascas, incluida la Nao Victoria.
Además de los astilleros, la industria siderúrgica, una de las más relevantes de la zona, se proveían de las hayas para producir el carbón vegetal. Forjas, herrerías, anclas, clavazón y artillería latían humeantes reforzando la industria local. El roble autóctono vasco y los clavos de las ferrerías eran piezas fundamentales para la construcción naval de todo el reino.

Etimología de Getaria: “guaita”, palabra en gascón que significa “vigía”. “guaitari” el pueblo que vigila.

Pesca de ballenas en la desembocadura del Urumea

De tradición fuertemente marinera, los pueblos de la Costa Vasca, entre los que está Getaria, viven y han vivido del mar.

Los astilleros salpicaban la costa que se nutría de la madera que aportaban las controladas plantaciones cercanas a la misma. Allí nacían las naos más demandadas de todo el reino. Barcos en los que el buen hacer de los carpinteros y calafates locales dejaban su impronta y conocimiento. Gran parte del abastecimiento de las Naos se hizo entre Guipúzcoa y Vizcaya: aceite de ballena, artillería, pólvora, aceros, clavos, … se llevaron navegando desde el País Vasco hasta Sevilla para abastecer las cinco naos. Un conocimiento ganado a base de esfuerzo y amor por su tierra, una tierra con un nombre: Costa Vasca.

La primera vuelta al mundo

Parte del recorrido estaba sin cartografiar, por lo que embarcarse en dicho viaje suponía una auténtica aventura.

Algunos hitos destacados:

  • Se descubrió el río de la plata, el más ancho del mundo.
  • Llegaron a las islas de las especias (islas Molucas).
  • Descubrieron el Estrecho de Todos los Santos, posteriormente llamado Magallanes.

Una red de redes, una unión de velas, de personas, de circunstancias, … La vuelta al mundo fue un hito que cambió el mundo: se abrieron nuevas rutas comerciales, se descubrieron territorios y mares nuevos, se propició la fusión de razas y culturas, quedó demostrada la redondez de la tierra, …

Asistíamos a la nueva edad de oro de las exploraciones marítimas, la frontera entre el viejo y el nuevo mundo estaba al otro lado del horizonte y Elcano lo demostró.

El mar, territorio por descubrir

Al mar del sur (1520) que después llamamos Pacífico se llega por un laberinto hacia este mar que bautizaron como el Estrecho de Todos los Santos (1520) y que después llamamos el Estrecho de Magallanes, las islas Molucas o islas de las especias (1521), …

El mar: un elemento común.

Astrolabios, compases, incipientes cartas náuticas y portulanos, relojes de arena, brújulas, cuadrantes, alidadas circulares y acimutales, … De la mano del conocimiento que solo otorga el mar, se confirmó que el mundo estaba conectado por el mar.

Esta iniciativa está incluida en los proyectos avalados por el programa de la Comisión V Centenario Vuelta al Mundo.